Hoy en dia, el enoturismo francés experimenta un auge considerable. Ahora está de moda pasar el fin de semana descubriendo castillos de vino en contacto con sus dueños o guías vinícolas. Esta forma particular de agri turismo permite valorar aún un poco más uno de los productos más famosos de Francia; una parte importante de nuestro patrimonio y de nuestra cultura: el vino. Sin embargo, este es quizás el aspecto del vino que menos domina Francia en comparación con otros países. En efecto, los que se pueden calificar de «nuevo mundo» del vino supieron captar muy rápidamente la oportunidad que representaba el enoturismo. Desde los años setenta, estos viñedos comenzaron a profesionalizar su oferta de acogida y a sistematizarla. Ahora bien, en Francia, las primeras rutas del vino se establecieron en 1937! Pero la oferta turística no se ha desarrollado o profesionalizado realmente en los viñedos hasta mucho más tarde.

 

¿ Cómo se organiza el enoturismo francés?

enoturismo francés WineTourBookingEn primer lugar, está claro que el enoturismo francés comenzó como un turismo 100% rural. Con las rutas del vino, los primeros aficionados comenzaron a visitar los viñedos fuera de los caminos transitados durante sus vacaciones en el campo. La división de las denominaciones efectuada por el INAO (Instituto Nacional de Denominaciones de Origen) motivó a los apasionados del vino a visitarlas todas y a descubrir sus particularidades. Cada terruño es especial y permite a los viticultores transmitir su pasión y sus conocimientos a los visitantes. Borgoña fue la primera región vinícola que tuvo su ruta de los vinos. Lo que se puede encontrar lógico dada la importancia y la fama de esta región vitícola.

Sin embargo, fue precisamente en el bordelés donde la actividad tuvo su primer aliento. En efecto, el poderío comercial y financiero de los castillos de burdeos ha hecho mella. Con una denominación internacional y recursos considerables, son los primeros en constituir una verdadera oferta de ocio. Baladas en las viñas a caballo, circuitos de los 5 sentidos, comidas en acordes de vinos … El enoturismo francés se construyó en torno a este tipo de actividades. Más recientemente, las rutas de los vinos dan paso a etiquetas: Vignobles et découvertes, Vignobles et signatures … Las oficinas de turismo que antes hacían contacto entre aficionados y viñedos son sustituidas por plataformas en línea como Wine Tour booking, Rue des vignerons, Les Grappes …

En términos de contenido, el enoturismo francés se caracteriza hoy en dia  por su aspecto didáctico y cultural. Los viticultores y guías a menudo están allí para transmitir un saber, una pasión. A menudo se hace hincapié en el concepto de territorio; muy importante en la estructura del sector vitivinícola en Francia. Esto deja a menudo lugar a bonitos intercambios entre viticultores apasionados y turistas curiosos. La reciente profesionalización de este sector revela nuevas tendencias.

En particular, la acogida de las empresas en los viñedos; éstas vienen en ocasión de seminarios o incluso de team building. Los talleres que se les proponen son los más dinámicos: cursos de cocina, máster class, crear su propio vino… Así, cada vez hay más  empresas que se dejan tentar por estas fórmulas. Por último, un nicho

œnotourisme en France WineTourBooking
de alta gama atrae a una clientela importanta. Algunas propiedades ofrecen ofertas muy exclusivas: sobrevuelo en helicóptero, estancia de 5 estrellas, spa o incluso visitas y degustaciones privadas con el maestro de la bodega. Este enoturismo de alta gama está dirigido principalmente a una clientela extranjera que todavía tiene dificultades para encontrarse en nuestros viñedos.

Y el enoturismo de nuestros vecinos americanos ?

En el nuevo mundo del vino (Estados Unidos, Chile, Argentina, Australia, Canadá …), los Estados Unidos son los portadores del enoturismo moderno. La historia del viñedo americano es muy reciente. Se remonta poco después de la colonización del Continente por los europeos, que trajeron la viticultura con ellos. California, que representa el primer viñedo de los Estados Unidos, comenzó más tarde, a finales del siglo XVIII. Se ha fortalecido con las olas de inmigración europeas y la fiebre del oro del siglo XX.

Así, este viñedo no tenía mucha historia que vender, sólo se repiten unas pocas sagas familiares. Los americanos también se han liberado de la noción de terruño como la conocemos. En efecto, prefieren poner de relieve la uva presente en el vino como argumento de venta. Todo esto los ha obligado a desarrollar un enoturismo muy diferente al nuestro. En primer lugar, es necesario decir que los estados unidods han comprendido mucho más rápidamente que nosotros el engaño comercial que representaba esa actividad. Además del volumen de negocios que representa, aumenta las ventas de vinos en directo y permite una fidelizacion del cliente muy importante. Tanto más cuanto que la comunicación y el escaparate de una empresa tienen una influencia dramática en las ventas en este pais.

En el valle de Napa, el partido tomó firmeza, el enoturismo será indisociable de la producción vitícola. Así, desde el comienzo de las instalaciones vitivinícolas, el viñedo ha sido pensado para ser visitado. Todo es más grande y abierto, para que los turistas puedan penetrar en la atmósfera de la región. Por otra parte, la mayoría de los edificios de la región son muy contemporáneos; pensados para ser uno con el paisaje natural. Además, el objetivo es diferente allí. Los viñedos tienen como objetivo principal hacer vivir una experiencia a sus visitantes.Éstos vivirán entonces la marca de vino.

œnotourisme france WineTourBookingHay muchos espectáculos, excursiones y exposiciones de arte; la degustación es también omnipresente. El objetivo es que los viñedos creen una experiencia que quedará grabada durante mucho tiempo en la memoria de los visitantes. Y debido a eso, la estructura del enoturismo norteamericano obliga a los Estates a estar siempre en la cima! En efecto, la mayoría de estos viñedos se visitan en circuito, o los turistas serán llevados a visitar 4, 5 en el mismo día. Por lo tanto, es fundamental que ofrezcan la mejor experiencia posible.

 

Algunos enoturismos ?

Como comprenderá, no pasamos el mismo día si visitamos un viñedo a ambos lados del océano. Si uno es más cultural, el otro es más experimental. Sin embargo, se asiste a una mezcla de géneros bastante bien vista a lo largo de los años. El sector europeo se profesionaliza, las ofertas se desarrollan y se diversifican. Además, los principios de la modernidad norteamericana empiezan a manifestarse hasta los bastiones más antiguos de nuestra tierra. Por ejemplo, la ciudad del vino, símbolo del enoturismo francés, muestra una arquitectura audaz. Si su forma evoca, por supuesto, el vino, el interior propone una visita muy bien hecha. En un circuito que comienza en el sótano y termina con una vista panorámica impresionante, descubrirá la historia del vino desde la antigüedad. Muy universal, esta estructura es la imagen del futuro del consumo de vino, y por tanto del enoturismo: globalizado.

enoturismo

Rerserva su visita sobre Wine Tour Booking !